Informe semanal del 20/02/2018

<< Vuelta a las noticias

1) En Estados Unidos, la temporada de resultados toca a su fin. Cerca de 400 empresas del S&P 500 han publicado sus cifras y el tiempo se está acabando. Como es habitual, y a pesar de la madurez del ciclo económico al otro lado del Atlántico, las empresas americanas han batido en gran medida las expectativas del consenso: las cifras de ventas superaron las estimaciones en un 78% de los casos y las sorpresas positivas en los resultados en más de un 80%.

La interpretación de estos resultados es delicada, especialmente debido a la reforma fiscal que, desde un punto de vista contable, dificulta la lectura. Al contrario de lo que se intuía, esta reforma impacta negativamente en las cuentas de la mayoría de las empresas. Los recortes de impuestos anunciados se compensaron parcialmente con la supresión de determinados créditos fiscales, lo que obligó a muchas empresas a cancelar provisiones. Y muchos de ellos ya han incorporado a sus cuentas el impuesto sobre los beneficios que se obtienen en el extranjero, que se repatriarán a principios de año.

Además de estos aspectos técnicos, la reforma fiscal ha llevado a los analistas a revisar al alza sus previsiones para 2018 de forma masiva, elevando el ratio entre las revisiones al alza y a la baja hasta niveles históricos. Esto plantea una pregunta fundamental: entre el ahorro fiscal y la repatriación de beneficios, las empresas van a disponer de un importante beneficio financiero. ¿Qué van a hacer? Hay cuatro vías disponibles para ellas: subidas salariales, redistribución entre los accionistas, mejora de sus balances (pagos de deuda) e inversión. Aunque las subidas salariales ya se han producido en gran medida, permanece la incertidumbre respecto al resto de aspectos.

El retorno a los accionistas, en especial por la recompra de acciones, ha sido el preferido desde hace tiempo. Aunque todavía podemos esperar redistribuciones, es poco probable que sean masivas. Algunas empresas anunciaron que quieren invertir más en Estados Unidos. Este es el caso de ExxonMobil, JP Morgan o Apple, que planea abrir un segundo campus. La firma de la manzana también se ha declarado desfavorable al pago de un dividendo extraordinario, y parece que se inclinará por recomprar una parte importante de su deuda (100.000 millones de dólares). Una solución que otras compañías también podrían favorecer.

La ambigüedad persiste en la comunicación de las empresas. Aunque la confianza impregna los discursos de los dirigentes, los anuncios concretos son inusuales. Una prudencia que explica probablemente los riesgos de sobrecalentamiento inducidos por el despliegue del estímulo fiscal en una economía en la parte alta del ciclo.

2) Al final en Estados Unidos, pero la temporada de resultados está en pleno auge en Europa. Un tercio de las compañías del Eurostoxx que han publicado resultados (116 empresas), superaron las expectativas en un 61% de los casos en lo que respecta  a las cifras de ventas, y en un 56% en el de los resultados. Mejores cifras que las del tercer trimestre, en especial de las ventas, y que materializan la buena dinámica doméstica del Viejo Continente.

3) Ampliamente esperada en el contexto actual de temores sobre la inflación, la subida de los precios al consumo en Estados Unido superó las expectativas en enero, +0,5% frente al 0,3% esperado, y +2,1% a un año (frente al 1,9%). Una sorpresa, que se relaciona sólo con algunos componentes, la energía y la ropa en concreto. La tendencia de fondo, que sigue siendo moderada, puede explicar la reacción en dos tiempos de los mercados: la bajada relacionada con la publicación del dato fue seguida por un rebote una vez que se completó el análisis de todos los componentes.

 

4) El Stock-Picking de la semana: TUI: una transformación por el camino correcto 

– La actualidad. El operador turístico alemán TUI, número 1 mundial, publicó sus resultados correspondientes al primer trimestre fiscal de su ejercicio 2017/2018. Con una cifra de ventas de 3.500 millones de euros, una subida del 8,1% a un año, y una reducción de casi el 60% de sus pérdidas operativas (24.900 millones de euros), el grupo de Hannover confirma la buena ejecución de su plan de transformación.

– Nuestro análisis. TUI se vio afectada por varios elementos excepcionales durante el primer trimestre: negativamente hasta 31 millones de euros (11 millones de mantenimiento Corsair y 20 millones en pérdidas tras la quiebra de la empresa Niki) y positivamente, hasta 55 millones, de estos 38 millones corresponden a plusvalías de cesiones de hoteles (los 17 millones restantes resultan de un efecto de base favorable, en comparación con los problemas que se encontró TUI Fly en 2017). El operador turístico también mejoró su comunicación con la creación de una nueva división, Destination Services, a la cabeza de la actividad Holiday Experiences, que combina hoteles y cruceros. Más del 50% del ROE de TUI ahora lo produce esta división, lo que confirma la aceleración de la transformación del grupo. TUI todavía tiene mucho que hacer, especialmente en la actividad de Ventas y Marketing, con vistas a recuperar Francia y mejorar el rendimiento en Alemania.

– En conclusión. La próxima reunión importante será en mayo: el gigante del turismo presentará sus resultados semes